[Wi:k]

En “[Wi:k]”,  primer largometraje del peruano Rodrigo Moreno del Valle, parece que nada sucediera, pero ocurren muchas cosas. En coincidencia con el estilo gestual y la lasitud corporal de sus tres protagonistas (Pedro Pablo Corpancho, Piera del Campo y Jean Phil Arrieta), jóvenes limeños que padecen la abulia de un domingo que parece extenderse a todos los días de una inacabable semana (lo que explica la alusión fonética del título), las apariencias de la película son las de la impavidez y el desconcierto.

Pero más allá de los encuadres simétricos, de la composición horizontal de las imágenes, de los escuetos movimientos laterales de la cámara, del cromatismo tenue y de todos los guiños a las estéticas de la incomunicación y al minimalismo “indie”, “[Wi:k]” rehúye el ascetismo extremo y la desdramatización de catálogo, apostando por un conflicto de clave baja que impulsa descubrimientos y tensiones sin alterar su laconismo esencial.

El sopor de los personajes se altera, de pronto, por un encargo laboral. Aceptan un trabajo que los conduce por una deriva singular. Esa “chamba” estructura las “acciones”. Hay un robo, una tensión, una amenaza, una grabación enojosa. Los amigos, encerrados en sí mismos, se ven obligados a sacar las cabezas de sus caparazones y evaluar afectos y lealtades. Ocurren todas esas cosas, pero no de la manera usual. Cuando las expectativas están a tope y esperamos ver el modo en que se resolverá esta o aquella situación, se desactiva la espera (ese suspenso de lo ordinario) y se omite lo que parecía decisivo.  

Esa estrategia potencia las dos cosas que importan de verdad en la película.  En primer lugar, que las atmósferas y la opacidad de las escenografías limeñas (una piscina sin agua como en “Rebelde sin causa”; las esquinas intercambiables de un barrio cualquiera, acaso Lince o Jesús María; los interiores estrechos de un departamento; las noches de baja intensidad; las marcas de una opacidad esencial)  se impongan a los vericuetos de una intriga. En segundo lugar, que nadie, ni los protagonistas, ni los espectadores, tengamos certezas del rumbo que tomarán las cosas para ellos.

Un derrotero que tampoco importa: para esos jóvenes de la generación post, la experiencia del presente –vivida con un toque de melancolía- es lo que de verdad pesa y cuenta.

Ricardo Bedoya

(Este comentario es una versión ampliada del publicado por la revista “Caretas”, en su edición del 27 de abril) 

One thought on “[Wi:k]

  1. Que bueno que la cinematografía en el Perú siga acumulando nuevos aportes, siempre en uno de esos se presentara uno que rompa los esquemas y sobresalga de otras películas nacionales. Soy muy partidario de las películas con sellos propios e innovadoras. Lo digo porque muchas veces he visto películas que han sido copiadas en algunas partes y pasada a la producción nacional, lo mismo con programas de tv.

    Por favor sean originales, si copias siempre estarás máximo en un nivel medio… proponer algo fuera de lo regular, siempre es bueno para mejorar el “oxigeno” de la producción nacional.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

*
*
Website