Operación Overlord

Imagen relacionada

 

Nazis, muertos vivientes, experimentos con seres humanos, cabezas cortadas pero parlantes, y hombres en guerra.  “Los doce del patíbulo” se encuentran con “Re-Animator”.  Los comandos de “Cuando las águilas se atreven” descubren los poderos malignos de un científico demente. Los compañeros del Soldado Ryan se topan con el  émulo de un doctor Mengele poseído por el espíritu vivificador de Víctor Frankenstein. 

Entérense: el Día D pudo frustrarse por la intervención de un ejército de zombis invencibles. 

“Operación Overlord”, de Julius Avery, reescribe la historia de la Segunda Guerra Mundial (hasta encontramos los ecos de Shoshanna, la protagonista de “Bastardos sin gloria”, otra fantasía revisionista), fusiona el género bélico con el cine de terror con toques “gore”, lanza guiños a mil películas, avanza a toda velocidad, nunca le falla el ritmo.

El resultado es estrafalario, pero funciona muy bien. Tiene el encanto de las películas absurdas, de matiné y cine de barrio, hechas con el vigor narrativo, el estilo visual y la fantasía de una historieta.

Que nadie busque aquí realismo ni verosimilitud. Tampoco el prestigio de los “temas importantes” con los que quiere validarse el género de terror en los últimos tiempos. Todo es truculento y desaforado. Y muy divertido.

Ricardo Bedoya

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

*
*
Website