Cam. Cuenta bloqueada

Related image

 

“Cam. Cuenta bloqueada”, es una película atractiva y potente. La dirige Daniel Goldhaber, y el guion -con rasgos de autoficción- es de Isa Mazzei. Está en Netflix. 

Cuenta la historia de Alicia, una joven que realiza espectáculos eróticos por internet. Los suscriptores de su programa le piden exhibiciones singulares y cada vez más atrevidas. Su complacencia ante estas demandas le permite ganar dinero e ir escalando posiciones en el ranking de las llamadas camgirls.

Alicia es conocida en el mundo de estos shows con el nombre de Lola. Y Lola vive obsesionada con ganar, triunfar, ser la primera, sin que importe el costo para obtenerlo. Hasta que ocurre algo inesperado que lleva a la película primero al mundo del thriller y, luego, al del horror informático. Mejor, al terreno de lo fantástico puro y duro.

En compañía de Lola-Alicia  pasamos al otro lado del espejo, ese costado oscuro y fascinante de la disfunción tecnológica. Al universo de lo ilusorio, lo simulado, lo virtual. Pero también al del  engaño y la suplantación. O acaso al universo de aquello que resulta normal y lógico porque en Internet toda representación, por más auténtica e inmediata que parezca, es un simulacro o un trampantojo.

Lo que empieza como una historia que descubre el mundo de las emprendedoras del erotismo en la red, progresivamente se trasforma en una ficción de verdadera densidad fantástica.

A la manera de una relectura pop, con aire de serie B, de los mitos del doble siniestro, de los sosías incontrolables, con un pie en “William Wilson” y el otro en “El estudiante de Praga”, el director Goldhaber despoja a su pesadilla de los tintes contrastados del expresionismo clásico y lo colma de miedos muy contemporáneos, arropados con colores chillones y agresivos, como los del set televisivo doméstico de Lola: la angustia de encontrar bloqueada una cuenta de Internet; el rechazo de todas las contraseñas que permitían acceder a aquel reducto virtual que es parte de nuestra vida; la paranoia conspirativa que asalta.

Y luego, el ingreso a una realidad alternativa.  En el segmento final de la película, Goldhaber sigue las lecciones de los maestros David Cronenberg y David Lynch para conducir las acciones hacia el mundo cada vez más salvaje y sorprendente de los dobles virtuales; de las duplicaciones de identidad; de los algoritmos que arrasan con las previsiones racionales y realistas; de la ficción que adquiere vida propia y devora a su protagonista y creadora; de la presencia espectral, pero dominante, de las corporaciones que manejan la vida de lo virtual a la férrea manera de un Doctor Mabuse de estos tiempos. Es el expresionismo de la era electrónica y conectada.  

Ricardo Bedoya

One thought on “Cam. Cuenta bloqueada

  1. Gracias por la recomendación. Efectivamente, al final, a Lola solo le faltó decir misma James Woods en Videodrome: “Welcome to the new flesh”

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

*
*
Website