Festival Al Este 2019: La carga

Imagen relacionada

En “La carga”, del serbio Ognjen Glavonic, todo lo vemos a través del punto de vista del conductor de un camión que debe llevar un cargamento desde Kosovo hasta Belgrado. Es 1999 y Serbia está siendo bombardeada por las fuerzas de la OTAN.

Importa el recorrido. Los incidentes dramáticos se ajustan a los problemas de la ruta: ir por esta vía o por la otra; detenerse a llenar el tanque de gasolina; comparar cigarrillos; aceptar la propuesta de un joven que quiere ser “jalado” hasta Belgrado, entre algunos otros. El chofer es estólido. El actor, Leon Lucev, se convierte en una suerte de centro magnético. Tiene la corpulencia de un Mitchum y el laconismo de los duros. Sabe que su misión es turbia, pero prefiere no preguntar. Desconocer es una forma de evadir responsabilidades individuales y poder seguir con una vida familiar al cabo de la ruta. Él no es el único y la continuidad de esa ceguera, en las regiones de Serbia y Croacia, tiene raíces históricas.

La carga metafórica de la película no perjudica su carácter. Hay suspenso en esa travesía. También laconismo, y un extraño lirismo en algunos momentos: cuando vemos a la distancia los destellos luminosos del cielo, signos de los bombardeos. La luminosidad contrasta con el clima gris y opaco que oprime durante todo el viaje. Una luminosidad que resulta más siniestra que la opacidad de la atmósfera.

Ricardo Bedoya     

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

*
*
Website